We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

1918 Cotorra de las Carolinas

Cotorra de las Carolinas

Imagen: artimalia.org; Dibujo: Amaya Oyón; CC–Atribución–No Comercial–Sin Derivadas

Nombre científico: Conuropsis carolinensis.
Reino: Animalia. Filo: Chordata. Clase: Aves. Orden: Psittaciformes. Familia: Psittacidae.

Era el único miembro de la familia de los loros y cacatúas originario de Norteamérica. Sin duda, un triste ejemplo más de la ceguera humana, el encarnizamiento con que se exterminó a esta especie, quizás, solo es comparable al de la paloma viajera. Su alimento principal eran los arrancamoños, una planta que parasita los campos de cultivo. Los agricultores, muy lejos de pensar que en realidad les favorecía, creían que se lanzaba sobre sus cosechas, así que no dudaban en matarlos a miles siempre que tenían ocasión. A pesar de haber sido un ave abundante, la presión ejercida por los colonos europeos, no pocas tribus indias y la persecución a fin de obtener sus plumas para la creciente demanda de sombreros femeninos les condujo a la extinción. Como punto final, las últimas y aisladas poblaciones de este ave, posiblemente, cayeron víctimas de plagas importadas y transmitidas  ➤  por aves domésticas. El último macho, Incas, murió en su jaula del zoológico de Cincinnati en 1918. Lady Jane, la última hembra, había muerto un año antes.

Extremadamente gregaria, compartía una característica con otros periquitos y cacatúas que lo hacía especialmente vulnerable a la depredación humana: cuando un miembro de la bandada era herido o muerto, el resto de sus componentes, invariablemente, acudía a su lado con la aparente intención de socorrer o acompañar a los congéneres caídos; este hecho facilitaba sobremanera a los cazadores su tarea de matar más ejemplares, que atraían de nuevo a la bandada y vuelta a empezar.

A pesar de ser un animal fácil de capturar y de criar en cautividad, no hubo ningún esfuerzo de recuperación digno de tal mención. Nadie puso el suficiente ahínco en conservar esta especie.

Era un pájaro hermoso y muy sociable que vivía en grupos numerosos y anidaba en colonias. Una sola de estas colonias de anidación podía contar con un millar de aves. En el sur, la cotorra de las Carolinas se conformaba con anidar al aire libre, en las ramas de un árbol de gran tamaño. Más al norte, anidaba preferentemente en los troncos huecos o en agujeros que hacían con la ayuda de su fuerte pico. Medía entre 32 y 34 cm de largo y su peso era entorno a los 280 g.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar