We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Hippotragus leucophaeus

El hipótrago azul o antílope azul del Cabo habitaba la región suroeste de la costa del sur de la sabana africana. Es una especie extinta de antílope y se convirtió en el primer gran mamífero de África desaparecido en tiempos históricos. De la evidencia arqueológica y paleontológica se sabe que tuvo una distribución más amplia y era más común hace unos 10.000 años. Los primeros exploradores lo descubrieron en 1774, cuando la especie ya era aparentemente rara. La llegada de los colonos europeos con sus armas de fuego significó el fin de estos animales, en menos de 30 años habían acabado con los últimos ejemplares. Su hábitat comenzó a degradarse debido al cultivo y al sobrepastoreo de los pastizales, la introducción por parte del hombre de ganado especialmente ovino, trajo como consecuencia una reducción dramática de su área de distribución, un hecho transcendental…

Prolagus sardus

Descrito por los autores sardos como un «conejo gigante sin cola», este mamífero lagomorfo de la familia Prolagidae una vez ocupó Córcega, Cerdeña y otras pequeñas islas adyacentes del Mediterráneo. La pérdida del hábitat junto a la depredación y la competencia surgida con las especies exóticas introducidas, parecen ser las responsables de su extinción. Se cree que los nuráguicos, los antiguos pobladores de Cerdeña, le consideraban un manjar. Algunos autores afirman que la pika sarda todavía vive en estado salvaje en el interior de Cerdeña puesto que se reportaron avistamientos ocasionales, aunque ninguno de ellos ha sido verificado hasta el momento. La última mención fidedigna es la realizada por Cetti en 1774, quien describe a «unas ratas gigantes» muy abundantes en la isla de Tavolara, pero aparentemente ausentes en la vecina isla de Cerdeña. La pika sarda junto a la pika corsa…

Mustela macrodon

Este mamífero habitó la costa este de América del Norte, es decir, a lo largo de la costa rocosa de Terranova, zona marítima de Canadá hasta Maine y Massachusetts. Fue cazado sistemáticamente: primero por los indígenas autóctonos que los capturaban por su piel y su carne. Y luego fue, con la llegada de los europeos a estos nuevos territorios sin conquistar, que su persecución para hacerse con su valiosa piel lo condujeron al total aniquilamiento. Sin duda, el comercio de pieles en Europa durante el siglo XVIII, pero, sobre todo, durante el siglo XIX a raíz de la demanda por parte de las clases medias en ascenso y la falta de leyes contra tal desastre ecológico, contribuyó a que el visón marino se extinguiera sin apenas conocerlo. Dado por desaparecido alrededor del año 1860, aunque se hace referencia a un posible último ejemplar, una hembra, cazada en la isla de Campobello en 1894. No obstante, este dato no es…

Panthera leo melanochaitus

Vivía en las llanuras herbáceas del Karoo, al suroeste de Sudáfrica. Debemos señalar que existen muchas dudas taxonómicas de si se trababa realmente de una subespecie diferenciada. En cualquier caso, desapareció rápidamente al entrar en contacto con los europeos. Los holandeses y, sobre todo, los ingleses fueron los responsables directos de su exterminio quienes lo cazaban indiscriminadamente por deporte y en represalia por sus ataques al ganado. También contribuyó la creación de asentamientos que acabó con la disponibilidad de presas para los leones, bien porque también las cazaban o bien porque las desplazaban al construir las ciudades. En 1865, en Natal, un tal general Bisset abatió al último ejemplar del que se tiene registro. Se describe a los leones del Cabo como los más grandes y con la melena más oscura de todos los leones del África subsahariana…

Ursus arctos crowtheri

Era una subespecie del oso pardo que habitaba originalmente en la cordillera del Atlas, desde Túnez hasta Marruecos. Se trataba del único úrsido presente en África en tiempos recientes. La caza y la destrucción de su hábitat natural prácticamente lo habían exterminado para cuando se estudió científicamente por primera vez. Este oso se cita en fuentes romanas como ‘abundante’ en la cordillera del Atlas, que en esa época estaba cubierta en su mayor parte por bosques de pinos. También se encuentra representado en mosaicos romanos hallados en la zona y es posible que algunos ejemplares fueran utilizados en los espectáculos venatorios: celebraciones de la Antigua Roma llevadas a cabo en el circo o en el anfiteatro y en el que intervenían animales exóticos y salvajes. El último informe de un avistamiento data de 1867 cerca de Edough, en la frontera entre Marruecos y Argelia…

Dusicyon australis

Esta especie de cánido fue el único mamífero terrestre del Archipiélago de las Malvinas, de ahí que también se le conociera como zorro malvinero. Las islas eran su hábitat exclusivo y se componía por pastizales, turbales y costas oceánicas. Tal y como el propio Charles Darwin pudo confirmar en su visita a la isla en 1833, se trataba de un animal extremadamente manso con los humanos, pero esa confianza y docilidad a menudo se confundía con ‘ataques’ y pasó a ser un animal estigmatizado y considerado peligroso. Tanto es así que algunos gobernadores ingleses ofrecían recompensas por cada ejemplar. Hasta el momento, el guará era el único depredador de la isla y no sentía temor por los los humanos, hecho que agravó su situación dado que su carácter confiado lo convertía en un animal fácil de matar, de modo que las cacerías dirigidas por los ocupantes británicos no tuvieron dificultad en mermar…

Equus ferus ferus

Era un caballo salvaje euroasiático dividido en dos tipos: el tarpán de las estepas y el tarpán forestal. Los datos oficiales sitúan a los últimos tarpanes de los bosques de Polonia entre 1810 y 1820, pero cabe la posibilidad de que el último ejemplar en estado salvaje fuese una yegua que murió en Ucrania en 1879 al caer por una grieta del terreno tratando de huir de sus perseguidores. Varios años antes, en 1875, había muerto el último ejemplar mantenido en cautiverio en el zoológico de Moscú. Las causas de su extinción están claras, aparte de ser objeto de la caza abusiva y de unas medidas de protección inexistentes, su desaparición está directamente relacionada con la práctica de la hibridación: la intervención humana hizo que los tarpanes fueran mezclándose con las crecientes poblaciones de caballos domésticos ocasionando la pérdida de la raza pura; un hecho que…

Actualizado

Equus quagga quagga

La quagga o cuaga fue una variedad única de la cebra común. Sus manadas habitaban las llanuras herbáceas del sureste de Sudáfrica y eran especialmente abundantes en el Karoo, meseta semidesértica situada en la Provincia Occidental del Cabo. La quagga fue el primer animal extinto del que se extrajo ADN para ser analizado. Con el estudio de 1984 se llegó a la conclusión de que genéticamente era más semejante a las cebras que a los caballos. Durante mucho tiempo se pensó que constituía una especie aparte debido a la peculiar coloración de su pelaje, pero los últimos análisis han demostrado que es una subespecie de las cebras de planicie que se localizaban en las zonas más meridionales y se considera particularmente cercana a la cebra de Burchell (Equus quagga burchellii). Si había algo que la distinguiese del resto de cebras, ese era su patrón limitado de rayas que se alternaban…

Capra pyrenaica lusitanica

Para algunos investigadores se trata de una de las cuatro subespecies de cabra montés conocidas; para otros, esta cabra representa una especie (Capra lusitanica) y no una subespecie (Capra pyrenaica lusitanica). Era endémica de la Península Ibérica y habitaba las zonas montañosas del norte de Portugal, Galicia, Principado de Asturias y Cantábria occidental. Hasta 1800 esta cabra era abundante en toda su distribución, pero comenzó a sufrir un continuo descenso originado por la destrucción de su hábitat y la caza excesiva. A esto se le debe sumar el hecho de que los cazadores no respetaban las temporadas de caza. Curiosamente, los últimos avistamientos de este animal fueron todos de hembras, normalmente los cazadores prefieren la cornamenta de mayores dimensiones, propia de los machos. La última hembra de España murió en 1890. Dos años después muere el último ejemplar, también…

Canis lupus hodophilax

Fue la más pequeña variedad de lobo del mundo. Era endémico de Japón ya que solo se le podía ver en las zonas montañosas de las islas de Honshu, Shikoku y Kyushu. Tradicionalmente considerado como un dios protector por la religión sintoísta, fue tolerado y alimentado desde antaño por los campesinos japoneses, por lo que esta subespecie se volvió bastante dócil con el tiempo. Con la llegada de la Era Meiji, este animal pasó de tener una relación cordial con los humanos a ser perseguido y exterminado. Fue entonces cuando se le empezó a considerar una amenaza para las nuevas granjas y plantaciones al estilo occidental construidas durante la modernización del país. La presión inducida por la deforestación de su hábitat forzó al animal a estar en contacto con la población humana, provocando que entrara en conflicto con los agricultores y ganaderos. Combinada a estas causas…

Daubentonia robusta

Era un primate estrepsirrino endémico de Madagascar y emparentado con los lémures. Se han encontrado fósiles de esta especie en los lugares que habitaba y se le considera muy similar morfológicamente a los actuales aye-aye, aunque dos veces más grande, según se desprende de los restos encontrados de la mandíbula e incisivos. Existe un misterio acerca de cómo esta especie, a pesar de su tamaño, y con las mismas características de dientes y manos que las especies vivientes, pudo haber existido en un hábitat con tan bajos niveles de humedad. Debido a su extraña apariencia, parece ser el responsable del origen de la palabra lemur, en latín, «espíritu nocturno». En general, el folklore malgache considera a los aye-aye unas criaturas mágicas. Su rostro inexpresivo, el hecho de que sea nocturno, rápido y gran saltador, han hecho que las supersticiones se disparen en Madagascar…

Alcelaphus buselaphus buselaphus

Fue un magnífico antílope que una vez pobló todo el norte de África y Oriente Medio. Se cree que vivió en Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez. En tiempos, fue domesticado por los antiguos egipcios como fuente de alimento y para ritos de sacrificio. Sin embargo, las profundas raíces mitológicas que le rodeaban no fueron suficientes para salvarlo de la extinción. A partir de la década de 1900 solo podía encontrarse en Argelia y en el Alto Atlas marroquí. Los franceses residentes en Marruecos iniciaron su caza indiscriminada por recreación y para el consumo de su carne. Masacraron grandes rebaños y muchos otros ejemplares fueron capturados vivos para destinarlos a zoológicos. Parece ser que el último ejemplar fue una hembra que murió en cautiverio en el zoológico de París en 1923. Hartebeest –originariamente Hertebeest– fue el nombre otorgado por los boers…

Equus hemionus hemippus

Era una subespecie del burro salvaje asiático. Eran abundantes y se les podía encontrar en varias zonas del Oriente Próximo, como Siria, Mesopotamia y Arabia, donde eran comunes los informes sobre estos equinos y los grandes rebaños que solían transitar las montañas y las estepas desérticas. Ya estuvo amenazado anteriormente pero su situación se agravó durante la primera guerra mundial. Gran parte de las zonas que constituían su hábitat fueron invadidas por tropas turcas y británicas fuertemente armadas. Ante la aparición de numerosos automóviles modernos, no pudieron competir en velocidad contra ellos, así que fueron cazados en grandes cantidades y en poco tiempo pese a que había sobrevivido durante miles de años. Parece ser que el último animal conocido en estado salvaje fue cazado en 1927 cuando bajaba a por agua al oasis Al Ghams, en Jordania. Según fuentes…

Panthera tigris balica

Junto al tigre de Java y al tigre persa, esta es una de las tres subespecies, de las nueve totales, que ya están extintas. Era endémico de la isla de Bali, Indonesia. Necesitados de amplios territorios de caza y dada la reducida extensión de la isla, es muy probable que la subespecie nativa de estos tigres nunca fuera demasiado abundante. La población humana y la agricultura iban en aumento en Bali, así que, una vez más, las causas de su desaparición están ligadas a la caza y a la pérdida del hábitat y de las presas. A comienzos del siglo XX solo sobrevivían de manera dispersa en las montañas de la zona oeste. Aquí la persecución aumentaba a medida que la isla se hacía más accesible y muchos cazadores iban allí para obtener su trofeo. El 27 de septiembre de 1937 se daba caza en esta parte de la isla al último ejemplar, una hembra. No existen tampoco en cautividad, por lo que la reintroducción de la especie…

Cervus schomburgki

Denominado nuar sa mun en su área de origen, este miembro de la familia Cervidae era endémico de las llanuras de Tailandia central. A partir de la segunda mitad del siglo XIX comenzaron a extenderse los cultivos de arroz en las tierras pantanosas del interior del país, lo que supuso una destrucción casi total de su hábitat. La caza no se realizó en grandes cantidades, pero es probable que afectara a la población ya que, por entonces, era reducida. Se apreciaba por su piel, astas y para su aplicación en medicina tradicional. Se estima que desaparecieron en estado salvaje en 1932. El último ejemplar cautivo, un macho mantenido como mascota en un templo budista, murió en 1938 al ser tiroteado por un borracho lugareño. Ninguno de los programas de cría llevados a cabo a partir de 1870 en templos tailandeses o en algunos zoológicos europeos tuvieron éxito a largo plazo. Durante la época de las…

Chaeropus ecaudatus

Era un pequeño marsupial que vivía en Victoria y en las zonas áridas y semiáridas de Australia. La distribución de esta especie endémica abarcaba gran variedad de hábitats, desde bosques dispersos con alta vegetación hasta llanuras y arenales. Las causas de extinción no están definidas pero su descenso poblacional parece precipitarse cuando los europeos comienzan sus asentamientos en el continente, a este hecho se le atribuye un doble cambio de hábitat: en primer lugar, los nativos quemaban pequeñas áreas de hierba que pronto se regeneraban proporcionando un nuevo suministro de alimento y refugio para los bandicuts. La llegada de los colonos supuso el abandono de esta práctica tradicional y las condiciones del suelo se alteraron. En segundo lugar, la introducción de un gran número de ganado originó cambios significativos en la estructura del territorio, el…

Esta web usa cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar