We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Rascón de Guam

Nueva entrada
ew_rascon_guam, copyright_artimalia

Imagen: Artimalia | Dibujo: Diana Sobrado | ©All rights reserved

Si estás pensando en usar contenido de Artimalia, no te precipites y consulta nuestro Aviso legal

Nombre científico: Hypotaenidia owstoni. Sinónimo: Gallirallus owstoni.
Reino: Animalia. Filo: Chordata. Clase: Aves. Orden: Gruiformes. Familia: Rallidae.

Panorama general

Junto a la Isla Wake y las Islas Marianas del Norte, la isla de Guam forma parte de las tres dependencias de los Estados Unidos situadas en el Pacífico. Guam fue territorio español hasta 1898, fecha en la que la isla fue cedida a los Estados Unidos a consecuencia de la derrota de España en la Guerra Hispano-Estadounidense. La actual ocupación de la isla por las instalaciones del ejército estadounidense reflejan la importancia de Guam como punto militar estratégico en el Pacífico.

La isla de Guam representa un verdadero desastre ecológico. Los bosques de este pequeño territorio fueron el hogar de 11 especies de su avifauna autóctona, con poblaciones estimadas en cientos de miles. En menos de cuarenta años, 9 de esas 11 especies habían desaparecido por completo, y de estas, cinco eran endémicas, como el rascón de Guam y el alción de Guam, dos especies que, para cuando fueron catalogadas bajo amenaza o peligro en 1984, ya se encontraban virtualmente extintas. Las aves forestales nativas que todavía existen cuentan con poblaciones tan reducidas y precarias que su futuro en Guam es muy poco alentador. Actualmente, tanto el alción como el rascón de Guam engrosan la lista de especies Extintas en estado salvaje (EW) y están siendo criadas en cautividad con la intención de ser devueltas a la naturaleza.

Hábitat y descripción

Conocida en chamorro como ko’ko’, el rascón de Guam, Hypotaenidia owstoni, es una especie endémica no voladora que se distribuyó ampliamente en la mayoría de los hábitats de la isla, incluso pudo haber sido más abundante antes de la llegada de los seres humanos. Excepto en los humedales de agua dulce, tenía presencia en bosques, sabanas, matorrales, pastizales secundarios y áreas agrícolas. Es una de las pocas aves nativas de Guam que se localizaba con más frecuencia en bosques secundarios o bosques mixtos.

Era frecuente encontrarlo mientras se alimentaba a lo largo de los bordes de campos y caminos. El rascón de Guam es omnívoro y, aunque su dieta incluye alimento de origen vegetal (semillas y flores de hierbas bajas y arbustos), parece preferir otros animales, tales como: insectos, pequeños reptiles, babosas y caracoles, entre ellos, el caracol gigante africano (Achatina fulica), una especie introducida en la isla que pasó a formar parte importante de su dieta.

Este rascón de porte mediano, unos 28 cm de largo, presenta un cuerpo comprimido en los laterales, particularmente en el cuello y zonas del pecho, esta forma estrecha le permite desplazarse rápida y silenciosamente a través de la vegetación espesa. El color de las plumas y el patrón de ambos sexos es similar, aunque los machos pueden distinguirse por su tamaño mayor. La cabeza y la espalda son de color marrón, al igual que las patas y el pico. Una franja gris recorre sus ojos y la garganta.

Comportamiento y reproducción

Es una especie sigilosa y territorial. Su llamada consta de uno o varios silbidos agudos, generalmente vocalizados por dos o más aves en respuesta a una perturbación o a la llamada de otro rascón, a la que suelen contestar de forma casi invariable. No obstante, la especie suele ser silenciosa.

Se reproduce durante todo el año. Ambos padres comparten la construcción del nido, poco profundo y formado con hojas y hierba. El hecho de que anidasen en el suelo les hacía altamente vulnerables a los depredadores, como lagartos y ratas. Ponen de 2 a 4 huevos. Las crías maduran entre los cuatro y los seis meses de edad. En cautividad producen hasta 10 embriones por año.

Historia de extinción

El rascón de Guam pudo evolucionar en ausencia de enemigos naturales como serpientes y ratas, disfrutando de una amplia distribución en la mayoría de los hábitats de Guam. Antes de los años 60 su población se estimaba en torno a los 70.000 individuos. Era tan común que se le cazaba como alimento. En 1981, su número se precipitó a unos 2.000, y en 1983, apenas podían sumarse 100 rascones en total. Primero desapareció en las zonas centrales y meridionales de la isla, hasta su extinción completa en el medio silvestre a finales de los 80. Fue visto por última vez en la naturaleza en 1987.

Al igual que otras especies afectadas de la isla, la población del rascón de Guam entró en un profundo declive tras la introducción de la serpiente arbórea marrón, Boiga irregularis. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, a finales de la década de los 40, la serpiente fue introducida en Guam de forma accidental, transportada como polizón en un buque de suministro militar estadounidense que la trasladó desde Nueva Guinea hasta la isla. Este error fatal pasaría a ser uno de los peores casos de impacto de especies invasoras. La serpiente encontró en Guam el hábitat idóneo: abundancia de presas y ausencia de depredadores naturales, y se vio favorecida para reproducirse y desarrollarse con mucha rapidez. Si su longitud habitual rondaba entre 1 y 2 metros, algunas de estas serpientes pudieron alcanzar los 3 metros. A partir de 1968, la presencia del reptil se tradujo en la extinción local de la mayor parte de las especies nativas de vertebrados del bosque, afectando especialmente a las aves que, desprevenidas, no tenían ninguna experiencia con este depredador nocturno tan eficiente. El resultado fue funesto para el monarca de Guam, Myiagra freycineti, declarado Extinto (EX) en 1994, y para los ya mencionados alción de Guam (Todiramphus cinnamomius) y el rascón de Guam. Otras amenazas significativas a las que se enfrenta el rascón incluyen la destrucción del hábitat y la depredación por parte de otras especies.

Cría en cautividad y reintroducción en la naturaleza

En 1987, cuando la población de rascones se tambaleaba, unas 20 aves fueron llevadas para su cría en cautividad repartidas en instalaciones de Guam y 15 zoológicos continentales de los Estados Unidos. Desde la década de 1990, los rascones de Guam han sido introducidos de manera constante en la isla de Rota (parte de las Islas Marianas del Norte, al norte de Guam, y también territorio estadounidense) en un intento por establecer una colonia reproductora silvestre. Sin embargo, la tasa de mortandad ha sido elevada, en gran parte por la serpiente arbórea marrón y los gatos salvajes, además de las muertes accidentales. Una pequeña población de los rascones liberados en Rota aún persiste. El Departamento de Agricultura de Guam insinúa que podrían comenzar a progresar por sí solos, sin embargo, todavía es pronto para saber si pueden considerarse lo suficientemente estables como para garantizar la supervivencia de la especie.

Entre 2010 y 2012 se reintrodujo un grupo de rascones en la isla del Coco (perteneciente a la República de Costa Rica, a una milla del extremo sur de Guam) con el fin de proporcionar zonas de anidación seguras, no sin desaprovechar la oportunidad de constituir un centro abierto al público para que los turistas puedan ver los rascones en vivo y en directo. La otra cara de este acontecimiento es que la llegada de los rascones supuso el sacrificio previo de ratas y lagartos autóctonos que fueron erradicados para beneficio del rascón. Los rascones aún pueden ser vistos en la isla, aunque se desconoce el número total debido a que son aves escurridizas.

Las preguntas son imperativas, ¿volverán alciones y rascones a los bosques de su Guam natal? El entorno actual de la isla, ¿reunirá las condiciones óptimas para su desarrollo a largo plazo en la naturaleza? Toca esperar.

Hazte eco de su historia compartiéndola

  • ¿Nos sigues?

  • Consultar las fuentes de información ›

    Quizás hayas encontrado algún dato incorrecto o incompleto en los contenidos. Puedes reportarnos el error a colabora@artimalia.org; muchas gracias por tu aportación.

  • Recibe nuestras novedades

    Te avisaremos cuando publiquemos nuevo contenido en Artimalia.

  • Esta web usa cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar