We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Ciervo del padre David

Nueva entrada
Dibujando especies para que no se borren

Imagen: artimalia.org; Dibujo: Rafa Garabal; CC–Atribución–No Comercial–Sin Derivadas

Nombre científico: Elaphurus davidianus.
Reino: Animalia. Filo: Chordata. Clase: Mammalia. Orden: Cetartiodactyla. Familia: Cervidae.

Este cérvido artiodáctilo de costumbres gregarias y nativo de China no sólo constituye una especie sumamente rara, sino que además es el único de su género. El ciervo del Padre David recibe su nombre de un misionero y entusiasta naturalista francés que lo descubrió en el siglo XIX en el coto de caza imperial, cerca de Pekín. Allí subsistió por tratarse de zonas de humedales, con pantanos, estanques y lagos atravesados por el río Yongding. Lo peculiar de este caso es que la especie fue descubierta ya en cautividad, así que su historia comienza con los intentos por estudiarla y preservarla. Se especula con que la principal causa de extinción en la naturaleza fue la caza, de ahí que los últimos ejemplares se localizaran en los terrenos privados del emperador. La otra posible razón tiene que ver con la desecación de las zonas que habitaba para dedicarlas al cultivo del arroz. La curiosidad del  ➤  Padre David le llevó a interesarse por este animal mítico en la cultura de la antigua China al que llamaban ‘Ninguno de los cuatro’ porque se decía estar formado por cuernos de ciervo, cuello de camello, patas de vaca y rabo de asno. La confirmación de las sospechas del misionero de que se hallaba ante una especie única que sólo existía en aquel recinto, despertó el interés de varios zoológicos europeos. Tras largas discusiones diplomáticas, finalmente el emperador chino donó algunos ejemplares al embajador francés, un gesto que supuso la continuidad de la especie ya que los ciervos trasladados a Francia pudieron reproducirse con facilidad en cautiverio llegando a alcanzar un número de 24 individuos.

En cuanto a la única manada natural conocida, se sabe que mermó peligrosamente en 1895 durante las inundaciones provocadas por fuertes tormentas que destruyeron el muro de la reserva imperial. Ya sea porque murieron ahogados o porque a los ciervos que se escaparon del recinto fueron devorados por los hambrientos aldeanos, el caso es que la manada china quedó reducida a menos de 30 ejemplares. Esta pequeña población pronto se vio condenada a la total desaparición durante el Levantamiento de los bóxers, rebelión surgida en China ante las continuas invasiones de las potencias extranjeras, provocando que las tropas europeas que ocuparon los jardines de caza imperiales acabaran con los últimos representantes de la especie para alimentar a los soldados. Cuando Europa conoció la noticia de su extinción en territorio nativo, trasladaron 18 ciervos mantenidos en la zona europea al parque privado de Woburn Abbey, propiedad del duque de Bedford. Con ellos dio comienzo en Inglaterra un programa intensivo de reproducción en cautividad que llegó a sumar unos 90. En la década de 1950 se enviaron los primeros ciervos a China; cuarenta años después, una veintena fueron cedidos al gobierno chino y conducidos a la Reserva Dafeng, ubicada en los antiguos jardines imperiales, donde formaron una nueva manada.

A diferencia de otras especies amenazadas, todo apunta a que el ciervo del padre David se desarrolla bien a pesar de su escasa diversidad genética y parece no haberse detectado problemas de consanguinidad, recordemos que los ejemplares actuales descienden de una pequeño grupo original. Gracias a que la población en cautividad en China ha aumentado en los últimos años, cabe la esperanza en un futuro próximo de la reincorporación y recuperación de la especie en su medio natural. Desde mediados de los años 80 hasta el momento se han introducido en varias zonas de China, pero que, al estar controladas por el hombre, no se consideran totalmente en libertad, por eso la especie sigue clasificada como extinta en estado salvaje. Actualmente existen en el mundo alrededor de 2.000 ejemplares.

Tiene una cabeza estilizada, orejas pequeñas y ojos achinados. Las patas son largas con respecto al cuerpo, con pezuñas alargadas y anchas para poder caminar sobre el barro sin hundirse, están adaptadas, por tanto, a hábitats húmedos y pantanosos. Es un buen nadador y se sumerge con frecuencia en el agua, algo poco habitual en los ciervos. Miden entre 110 y 120 cm de altura, y una media de 185 cm de longitud, sin incluir la larga cola, que le añadiría otros 50 cm, además de los largos pelos de la punta. Pesan entre 150 y 200 kg, y el macho es ligeramente mayor a la hembra. El pelo presenta dos coloraciones a lo largo del año, dependiendo de la época: marrón uniforme en verano y grisáceo en invierno. En la estación fría el pelaje se vuelve lanoso. Durante todo el año se aprecia una banda oscura en el lomo y hombros. Pierde las cuernas cada año, y le vuelven a salir, creciendo cada vez más hasta que son adultos. Los ejemplares viven una media de 18 años. Como todos los ciervos, mantiene su condición de rumiante, es decir, que digiere los alimentos en dos fases, primero los consume y después lo regurgita semidigerido para volver a masticarlo.

Aunque paradójico, esta es la historia de una especie superviviente gracias a la curiosidad y al deseo humano de poseer lo único. Lo cierto es que, de no haber sido por la insistencia del padre David por conocer aquel animal mítico y a una serie de personas que decidieron criarlo en cautiverio, este ciervo estaría hoy engrosando la lista de especies extintas.

  • Consultar las fuentes de información ›

    Quizás hayas encontrado algún dato incorrecto o incompleto en los contenidos. Puedes reportarnos el error a colabora@artimalia.org; muchas gracias por tu aportación.

  • Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar