We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

1865 León del Cabo

león del cabo

Imagen: artimalia.org; Dibujo: Amaya Oyón; CC–Atribución–No Comercial–Sin Derivadas

Nombre científico: Panthera leo melanochaitus.
Reino: Animalia. Filo: Chordata. Clase: Mammalia. Orden: Carnivora. Familia: Felidae.

Vivía en las llanuras herbáceas del Karoo, al suroeste de Sudáfrica. Debemos señalar que existen muchas dudas taxonómicas de si se trababa realmente de una subespecie diferenciada. En cualquier caso, desapareció rápidamente al entrar en contacto con los europeos. Los holandeses y, sobre todo, los ingleses fueron los responsables directos de su exterminio quienes lo cazaban indiscriminadamente por deporte y en represalia por sus ataques al ganado. También contribuyó la creación de asentamientos que acabó con la disponibilidad de presas para los leones, bien porque también las cazaban o bien porque las desplazaban al construir las ciudades. En 1865, en Natal, un tal general Bisset abatió al último ejemplar del que se tiene registro. Se describe a los leones del Cabo como los más grandes y con la melena más oscura de todos los leones del África subsahariana.

Los machos podían pesar alrededor de los 250 kg y medían hasta 3,35 m. Las hembras, aunque igual de corpulentas, eran algo más pequeñas alcanzando los 182 kg de peso y una longitud máxima de 2,74 m. Podían vivir unos 15 años aproximadamente. La densa y característica melena negra de los machos se prolongaba parcialmente por el vientre. Al igual que los cachorros de otros leones, las crías de esta subespecie nacían cubiertas de manchas que desaparecían al desarrollarse.

Su crecimiento era más rápido de lo normal, por lo que la melena comenzaba a crecer cuando los machos eran todavía muy jóvenes. Estos leones no eran abundantes así que no formaban manadas y llevaban una vida solitaria como depredadores oportunistas. Parece ser que los ataques a personas eran producidos por leones viejos que tenían mal los dientes y a los que, por tanto, les costaba cazar y alimentarse de carnes más duras.

El director del zoológico de Sudáfrica John Spence, emprendió una campaña hace 30 años con el fin de buscar posibles descendientes de leones del Cabo que hubiesen sido llevados a Europa y mantenidos en cautividad antes de que se extinguieran en la naturaleza. En el año 2000, pudo haberlos encontrado en un zoológico de Siberia. Se desconoce la procedencia exacta de estos leones puesto que llegaron al zoo tras haber sido abandonados por un circo. Gracias a las gestiones de Spence, dos cachorros de este grupo fueron enviados de vuelta a África en este intento por recuperar la subespecie. El plan contempla construir una gran reserva en una zona donde sus antepasados vivieron tiempo atrás. De momento, no existen noticias acerca de los resultados genéticos que confirmarían si estos son los últimos leones del Cabo sobre la tierra o, al menos, unos descendientes parcialmente hibridados.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar