We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

1996 Foca monje del Caribe

Foca monje del Caribe

Imagen: artimalia.org; Dibujo: Raúl Rodríguez mosiq; CC–Atribución–No Comercial–Sin Derivadas

Nombre científico: Monachus tropicalis.
Reino: Animalia. Filo: Chordata. Clase: Mammalia. Orden: Carnivora. Familia: Phocidae.

Era la única foca conocida nativa que habitaba en el mar Caribe desde las aguas tropicales de Florida, Estados Unidos, hasta las Dependencias Federales venezolanas. Es también la primera especie de foca en extinguirse directamente debido a causas humanas. Su primer contacto con los colonos europeos fue a través de Cristóbal Colón en 1493, cuando fueron descritas como «lobos de mar» y se empezaba a percibir el interés económico por la especie. Tras esta llegada, la foca monje comenzó a cazarse por su piel, grasa y carne, llegando a matar más de 100 ejemplares por noche. Más tarde se generalizó la idea de que era una amenaza para los bancos de peces y se inició una campaña semiorganizada para su exterminio.

En 1982 se le consideró en peligro de extinción y en 1994 fue catalogada como extinta, pero fue en 1996 cuando la IUCN reconoce a esta especie  ➤  oficialmente extinta, un total de 44 años de diferencia desde el último registro de 1952 en el Banco Serranilla, entre Honduras y Jamaica. Éste suele ser el tiempo de rigor antes de declarar una especie extinta de forma oficial.

Frecuentaba costas arenosas y rocosas cerca de los arrecifes y se alimentaba de anguilas, langostas, pulpos y peces. Su depredador natural era el tiburón. Podía medir entre 2 y los 2,4 m de longitud y tenía un peso aproximado de 160 kg.

Sus parientes próximos, la foca monje hawaiana, Monachus shauislandi y la foca monje, Monachus monachus, se encuentran actualmente en estado crítico; es de hecho, ésta última, la foca más amenazada del planeta con apenas 500 ejemplares.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar