We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

Niños y jóvenes dibujando animales extintos

dibujos de artimalia niños

«Se merecía seguir vivo», dice totalmente convencido Ignacio de 8 años al conocer la historia del pez de Tecopa. Observaciones tan emotivas como ésta son las que, de alguna manera, confirman que aquella idea de aprovechar las artes plásticas para conectar a los niños con las historias de algunas criaturas del pasado, ha sido una experiencia divertida y enriquecedora para todos.

Procurando siempre un ambiente lúdico, lo importante de este proceso ha sido fomentar la libre expresión, la creatividad y el interés por la fauna perdida, y no tanto la creación de obras maestras; aunque huelga decir que todos los dibujos son fantásticos. No ha faltado esa visión desenvuelta, ocurrente y original de la gente menuda y, bueno, no tan menuda, porque también hemos contado con la participación de chavales adolescentes que nos han hecho llegar sus comentarios y aportaciones.

En esta actividad han intervenido alumnos de Diana Sobrado de la academia de dibujo y pintura DiArte, en Gijón, y sobrinos e hijos de amigos cercanos a Artimalia. Todos los participantes pudieron elegir sus especies favoritas y la técnica que iban a utilizar para retratarlas. Adaptando el lenguaje según la edad, y antes de ir a preparar el arsenal de materiales, les contamos los orígenes y particularidades de cada animal y por qué ya no están presentes en el planeta. Hubo más de un gesto de admiración cuando les invitamos a buscar documentación visual para que pudieran descubrir los colores naturales de las distintas especies, el cromatismo de los pelajes y plumajes enganchó su atención, al igual que algunos de sus nombres científicos.

Gracias también a los padres y tutores que se mostraron desde el principio interesados y receptivos con el proyecto, hemos podido completar un precioso álbum de dibujos y pinturas que disfrutaréis a lo largo de este post. A modo de anécdota, nos cuenta Diana que, al poco de participar en esta actividad, dos hermanas alumnas suyas viajaron con sus padres a Francia y regresaron con un libro bajo el brazo titulado 50 dessins d’animaux à protéger. Siempre se habla de dejarle a los niños un buen planeta, pero también convendría dejarle al planeta unas nuevas generaciones tolerantes y respetuosas con la Naturaleza y con todo lo que está contenida en ella.

coqui dorado artimalia

Coquí dorado | Eleutherodactylus jasperi
Desaparecido en el siglo XX
Este pequeño anfibio anuro de apenas 2 cm y curiosa coloración habitaba la región de la Sierra de Cayey, en Puerto Rico. Era la única especie de rana ovovivípara del continente americano. Para algunos autores está en grave peligro de extinción; otros lo consideran actualmente extinto tras decenas de años sin registros que confirmen su supervivencia. La caza y la pérdida del hábitat apuntan ser las causas principales.

victor garnung artimalia coqui dorado

Víctor Garnung Menéndez, 14 años. Aparte de que le gustan los anfibios, la «cara bonachona» del coquí dorado le ánima a querer dibujarlo. Prefiere las acuarelas sobre papel. El proyecto Artimalia le parece interesante y comenta que el coquí dorado le suena, pero que no lo conocía. Según Víctor: «El coquí podía haberse ido a otro sitio, la verdad; si ve que la gente es ‘retrasada’ y se pone a talar el bosque, pues…» Alumno de la academia DiArte, en Gijón.

lechuzon cariblanco artimalia

Lechuzón cariblanco | Sceloglaux albifacies
Extinto en el siglo XX
Endémico de Nueva Zelanda, posiblemente su extinción tuvo que ver la combinación de varios factores: la modificación del hábitat, la importación de especies y la introducción de enfermedades aviarias. Quizás tampoco ayudó la persecución a fin de engrosar las colecciones de los museos. Fue abundante hasta la llegada de los colonos europeos. Cuarenta años después ya se le consideraba ‘raro’ y comenzó su rápido declive.

alba sagra risueño lechuzon cariblanco artimalia

Alba Sagra Risueño, 6 años. Le apasionan todos los animales, pero uno de sus favoritos es el lechuzón cariblanco porque «se parece a Hedwig, la lechuza de Harry Potter». Mientras se divierte con el grafito y los lápices de colores, Olga, su madre, le va contando la historia del animal. Alba vive en Tudela, Navarra.

victor jimenez lechuzon cariblanco artimalia

Víctor Jiménez, 9 años. Vive en Tudela, Navarra. Con la pintura marrón de madera y con un trazo rápido y desinhibido consigue dibujar al lechuzón cariblanco. Al finalizar su dibujo, pregunta entusiasmado: «¿Puedo ponerle la pegatina de Artimalia?», su tío Miguel que le está ayudando, asiente: «¡Claro que sí, Víctor!».

bilby menor artimalia

Bilby menor | Macrotis leucura
Extinto en el siglo XX
Con aspecto muy similar al de un conejo, este pequeño marsupial nativo de Australia frecuentaba las zonas despejadas de los desiertos. La caza para obtener su piel y la introducción de especies no autóctonas hicieron que para la década de 1950 su población ya estuviera resentida.
En la foto aparece un bilby mayor (Macrotis lagotis) pariente cercano del bilby menor y que actualmente se encuentra en estado vulnerable.

Bilby menor victoria Ovies artimalia

Victoria Ovies Suárez, 10 años. Primero realiza un estudio a lápiz y después elige la técnica de la témpera para representar al bilby menor. Comenta que no conocía su nombre, pero que sabía que existía. El bilby le resulta «el más mono». Entre sus frases ingeniosas están: «¿Pero es que somos todos tontos?, vemos que quedan pocos y ¿qué hacemos?, ¡matarlos!» y «Nos creemos importantes y los más ‘guays’ porque sabemos contar». Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

pato del labrador artimalia

Pato del Labrador | Camptorhynchus labradorius
Extinto en el siglo XIX
Habitante de algunas zonas de Canadá y Estados Unidos, su declive y extinción se produjo en apenas 90 años. Sin olvidar que nunca fue un ave demasiado común, las armas de fuego y las trampas colocadas en los lugares de invernada, la recolección de los huevos y la disminución de sus fuentes de alimento son los factores que justifican su pérdida.
Fotografía: Arthur Chapman

pato del labrador victor jimenez artimalia

Víctor Jiménez, 9 años. En compañía de su tío Miguel, decide representar al pato del Labrador. Como no es un animal de colores chillones, prefiere dibujarlo sólo con grafito. Víctor vive en Tudela, Navarra.

cotorra de las carolinas artimalia

Cotorra de las Carolinas | Conuropsis carolinensis
Extinta en el siglo XX
Era el único miembro de la familia de los loros y cacatúas originario de Norteamérica. Representa uno de los casos de exterminio más desoladores. La presión de los agricultores y la intensa persecución para cubrir la demanda de sombreros femeninos les llevó al total aniquilamiento. Las últimas poblaciones cayeron víctimas de plagas importadas.
Fotografía: Fritz Geller-Grimm

clara martinez cotorra de las carolinas artimalia

Clara Martínez Gómez, 14 años. A Clara le llama la atención la cotorra de las Carolinas y decide retratarla con la técnica de las tintas sobre papel. Le interesa saber cuál era su colorido original, y dice: «La gente es muy mala y tocanarices». Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

Noah Suarez cotorra de las carolinas artimalia

Noah Suárez Prieto, 7 años. Está muy interesada en todas las especies y pregunta «si puede dibujarlas todas». Aunque también le gusta el bilby menor, al final decide dedicarle su dibujo a la cotorra de las Carolinas y lo hace con rotuladores y ceras sobre papel. Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

esther martin cotorra de las carolinas artimalia

Esther Martín Rouco, 7 años. Se decanta por las ceras, los rotuladores y los lápices de colores para dibujar a la cotorra de las Carolinas. Dice que «es un animal muy guapo» y que la vida de estas aves le resulta «muy chula y un poco rara». Esther es fan de los koalas y los delfines. Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

pez de tecopa artimalia

Pez de Tecopa | Tecopa cyprinodontidae
Extinto en el siglo XX
Este pez, nativo del desierto californiano de Mojave (Estados Unidos), fue la primera especie en declararse extinta en virtud de la Ley de Especies Amenazadas de 1973. Podía encontrase únicamente en las salidas de los manantiales calientes del norte y sur de Tecopa. Con la llegada del turismo las termas se canalizaron y los levantamientos de hoteles y parques acoplados se multiplicaron. Esto supuso la pérdida total de su hábitat.

igancio diaz pez de tecopa artimalia

Ignacio Díaz García, 8 años. Le gustan los peces y desde que oye mencionar al pez de Tecopa ya no se le olvida el nombre. Siente curiosidad por saber cuál era su color natural y decide dibujarlo con rotuladores sobre papel. Le pone triste que ya no exista y comenta que «merecía seguir vivo». Las líneas naranjas del dibujo representan el calor del agua en el que vivía. Alumno de la academia DiArte, en Gijón.

aye aye gigante artimalia

Aye-aye gigante | Daubentonia robusta
Extinto en el siglo XX
Este primate estrepsirrino de extraña apariencia era endémico de Madagascar y estaba emparentado con los lémures. Morfológicamente era muy similar a los aye-aye actuales, aunque dos veces más grande. De rostro inexpresivo, era un rápido y hábil saltador de hábitos nocturnos.
En la foto aparece un aye-aye actual, el material fotográfico del aye-aye gigante es prácticamente inexistente. Autor: nomis-simon.

alba sagra risueño aye aye gigante artimalia

Alba Sagra Risueño, 6 años. Quizás la apariencia tan extraña del aye-aye gigante es lo que captó la atención de Alba. Ayudada por su madre, Olga, quiso dibujarlo trepando por un tronco y mirando fijamente «con sus ojos gigantes de luna llena». El dibujo está realizado con grafito y lápices de colores. Alba vive en Tudela, Navarra.

paloma perdiz de choiseul artimalia

Paloma perdiz de Choiseul | Microgoura meeki
Extinta en el siglo XX
Este bello animal de carácter manso probablemente habitaba las tierras bajas y los pantanos de la isla de Choiseul, que forma parte de las Islas Salomón. Se cree que fue presa de los animales introducidos en las islas y desde 1904 no se tiene registro de su existencia. Los lugareños le denominaban kukuru-ni-lua que significa «paloma de suelo» porque es ahí donde anidaba formando pequeños grupos.

carlo alonso paloma perdiz de choiseul artimalia

Carlos Alonso Nebril, 16 años. Dice que de entre todos los animales que tiene para escoger, la paloma perdiz de Choiseul es la que más le llama la atención. Las primeras líneas las encaja a lápiz y después utiliza conté en tono negro y en tono sepia para realizar los últimos acabados. Mientras lee la vida de este ave, dice: «Ojalá esos datos (últimos registros) se equivoquen y sigan viviendo». A Carlos le gusta la idea de Artimalia y comenta que hasta ese momento no sabía de la existencia de este pájaro que «debió tener una vida difícil». Alumno de la academia DiArte, en Gijón.

lidia lamuño paloma perdiz de choiseul artimalia
lidia lamuño paloma perdiz de choiseul detalle artimalia

Lydia Lamuño Fernández, 5 años. El animal que le gusta es la paloma perdiz de Choiseul y empieza dibujándola a lápiz. Luego se emociona con el color y termina su creación con lápices de colores y ceras. Representa a la paloma perdiz en un campo lleno de amor donde también aparece ella. Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

oso mexicano artimalia

Oso mexicano | Ursus arctos nelsoni
Extinto en el siglo XX
También conocido como ‘oso plateado’ por las peculiares bandas de color gris-plata que destacaban sobre su cuerpo. Fue uno de los mamíferos más grandes y pesados de Mexico. La expansión humana acabó invadiendo su espacio natural y los ataques ocasionales al ganado le pusieron en el punto de mira. Fue perseguido, cazado y envenenado; incluso a pesar de que en algún momento de su historia tuvo la condición de protegido.

ines martin oso mexicano artimalia
ines martin oso mexicano detalle artimalia

Inés Martín Rouco, 10 años. Elige grafito sobre papel para representar al oso mexicano. Le gustan mucho los animales salvajes y con este oso decide marcarse un reto: «como es uno de los dibujos más difíciles, quiero probar a hacerlo». Se siente molesta por lo que sucedió con este animal y comenta: «¿Sabías que el tigre blanco está desapareciendo?; y el oso panda también». Durante la actividad sorprende con una frase inesperada: «Al oso mexicano se lo llevaron los extraterrestres para que no desapareciera». Inés es fan de los flamencos. Alumna de la academia DiArte, en Gijón.

alberto lamuño oso mexicano artimalia
alberto lamuño oso mexicano detalle artimalia

Alberto Lamuño Fernández, 8 años. Alberto comienza con el lápiz, pero al ver a sus compañeros coloreando sus creaciones, también se anima a darle color a su oso mexicano. Utiliza rotuladores siguiendo las tonalidades reales del animal que va consultando en una fotografía. Lo sitúa subiendo a un árbol para comer miel. Dos gotas caen de la colmena. Otras dos ya las tiene en la lengua. A su lado otro árbol, un castaño, que todavía tiene dos castañas colgadas. En este paisaje aparece un acantilado desde el que se ven las montañas más abajo. Alumno de la academia DiArte, en Gijón.

alejandro garnung oso mexicano artimalia
alejandro garnung oso mexicano artimalia

Alejandro Garnung Menéndez, 15 años. Prefiere el lápiz sobre papel y elige al oso mexicano porque lo ve «muy natural» y porque «es un animal muy interesante con una historia muy triste». Antes de llegar al definitivo, Alejandro realiza varios bocetos para estudiar la posición del animal y las posibilidades del dibujo. Alumno de la academia DiArte, en Gijón.

Si te ha gustado este post, compártelo

Han participado en este post:

Diana Sobrado
Pintora e ilustradora, profesora de dibujo y pintura en la academia DiArte y escritora de cuentos fantásticos y de terror. Apasionada por el mundo y por las rendijas que se dejan ver. Me fui a Bilbao y allí me licencié en BB.AA y me especialicé en Restauración y Conservación. Tras años buscando, me encontré con lo que ya llevaba en mi mochila: lápices, pinceles y superficies donde plasmar mis percepciones. Empecé a dibujar animales, plantas, personas, bosques, duendes y bichos raros. Dos de las profesiones de las que nunca se jubila uno son la de pintor y la de escritor.

En otra vida sería… una Sciurus vulgaris, la ardilla roja de toda la vida.

Amaya Oyón
Acerté de lleno eligiendo Diseño Gráfico en la facultad de BB.AA de la UPV. Coexistir con animales me hace sentir viva, por eso Artimalia se ha convertido en mi proyecto mimado y doblemente gustoso porque me ha permitido explorarlo y fusionarlo con mi profesión. Fue en 2010 cuando surgió ese primer apunte rápido sobre Artimalia sin imaginar hacia dónde nos llevaría… Hoy me siento muy honrada de compartir con todos los colaboradores estas horas de dedicación sincera que han hecho que aquella primera idea casi desdibujada se transforme en este proyecto compacto y emocionante. Y lo que vendrá.

En otra vida sería… un vencejo, porque apenas necesita aterrizar.

  • ¿Nos sigues?

  • Recibe nuestras novedades

    Te avisaremos cuando publiquemos nuevo contenido en Artimalia.

  • Esta web usa cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar