We are apologize for the inconvenience but you need to download
more modern browser in order to be able to browse our page

Download Safari
Download Safari
Download Chrome
Download Chrome
Download Firefox
Download Firefox
Download IE 10+
Download IE 10+

XI Aniversario de Artimalia

30.11.22 // ESCRITO POR AMAYA OYÓN
Collage de Jaume Marco con motivo del XI Aniversario de Artimalia

Collage de aniversario: Jaume Marco

2011-2022

El calendario marca 30 de noviembre y Artimalia cumple uno más. Como somos muy de decirlo todo, nuestro Aniversario número 11 nos trae sentimientos encontrados. La alegría de ver los progresos del proyecto se mezcla con la desazón ante un panorama global que no parece mostrar indicios de mejora.

El ‘collage’

A la celebración de este año le pone imagen nuestro amigo y colaborador Jaume Marco. Todos los animales que aparecen representados en su collage se han extinguido o se han declarado oficialmente extintos en nuestro siglo… y aún faltan más.

La imagen visibiliza el reflejo de especies que han quedado sepultadas bajo el implacable alud de la extinción. Es el naufragio de animales insustituibles que, junto a la indefensión de sus hábitats, muchos se encontraron con medidas de protección tardías o nulas y con una voluntad política que miró hacia otro lado cuando tocaba velar por su supervivencia. Porque, claro, son otro tipo de intereses los que mueven el mundo.

La cita

La cuestión es si somos felices suponiendo que nuestros nietos no verán nunca un elefante excepto en los libros. Pero la única forma de salvarlo es salvando el medio en el que vive, porque hay una dependencia mutua entre él y millones de otras especies de plantas y animales. Y es ese rango de la biodiversidad en el que debemos actuar, no solo en una o dos especies estrella. –David Attenborough

Al escuchar las palabras «en peligro» o «extinción» rápidamente nuestra cabeza dibuja elefantes, rinocerontes, y ballenas. Difícil es que nos remita la imagen mental de un pájaro mielero, un pequeño murciélago o un molusco. Bien, pues como tantos otros, el po’ouli, el murciélago de la isla de Navidad y el caracol de Oahu ya se han marchado para siempre, desvanecidos casi en silencio, sin ese reconocimiento y atención que, quizá, hubieran hecho cambiar las cosas en vida.

A veces sabemos de la existencia de una especie porque ha saltado la noticia de que ha dejado de existir. Menuda paradoja.

No nos entendáis mal, amamos profundamente a los elefantes, rinocerontes y ballenas… Pero amamos con la misma intensidad a otras especies que están en una situación igual de crítica, o peor aún, especies que han sucumbido por completo a sus amenazas y que no dispusieron del altavoz mediático que merecían.

Detrás de muchas extinciones y de la destrucción de los ecosistemas está el ser humano. No solo eso, la discriminación en cuanto a la popularidad de una especie respecto a otra, también es cosa humana. A nivel de calle, vende más una publicación sobre osos panda que sobre una extraña tortuga de caparazón blando, como la del Yangtzé.

Cariñosamente, nos gustaría añadir a la cita de David Attenborough que esa intranquilidad por la salud de la biodiversidad puede experimentarse incluso «sin nietos». La situación del planeta duele y, si bien es inevitable pensar en las siguientes generaciones, la descendencia no es un requisito único para preocuparnos por el mundo que vamos a dejar.

Dedicamos este aniversario a las especies, animales y vegetales, en peligro o extintas, que no se ven y no se oyen, esas que no son tan conocidas ni reconocidas. Aunque sea a nuestra escala, en Artimalia seguiremos esforzándonos por una divulgación equilibrada que no se limite a las «especies estrella» de siempre.

Un año más, gracias por leernos,
Equipo Artimalia

Han participado en este post:

Jaume Marco
Allá por 1977…
—Y a ti, Jaume, ¿qué te gustaría ser de mayor?
—A mí, selvero.
—Pero, ¿eso qué es? Ese trabajo no existe.
—¿Por qué no? Uno que hace zapatos es zapatero; entonces, uno que va a la selva, será un selvero, ¿no? Pues sí, ¡yo seré selvero!

Vivo y trabajo en València como diseñador gráfico e ilustrador. De momento no he logrado ser selvero, pero sí he conseguido ilustrar animales –algo que he hecho desde siempre– y publicarlos en un álbum infantil «El viaje de Max pelo-flecha», con texto de Francesc Vila.

En otra vida sería… un caballo salvaje o un lobo… nunca lo tengo claro.

Amaya Oyón
Acerté de lleno eligiendo Diseño Gráfico en la facultad de BB.AA de la UPV. Coexistir con animales me hace sentir viva, por eso Artimalia se ha convertido en mi proyecto mimado y doblemente gustoso porque me ha permitido explorarlo y fusionarlo con mi profesión. Fue en 2010 cuando surgió ese primer apunte rápido sobre Artimalia sin imaginar hacia dónde nos llevaría… Hoy me siento muy honrada de compartir con todos los colaboradores estas horas de dedicación sincera que han hecho que aquella primera idea casi desdibujada se transforme en este proyecto compacto y emocionante. Y lo que vendrá.

En otra vida sería… un vencejo, porque apenas necesita aterrizar.

Sergio Navarro
Dicen de mí que soy un ‘informático sensible’ porque me preocupo por el kerning, el tracking, el padding, el color y las tipografías. Sé distinguir la Arial de la Helvetica. Soy de naturaleza lógica y analítica y disfruto interpretando datos estadísticos. Me gustan las cosas bien hechas y siempre procuro un código limpio y ‘aseado’ para mis trabajos web. Amante de la fotografía, la música y los Gifs animados. Mi tiempo libre se lo dedico al proyecto Artimalia y a remar en piragua; ahora estoy deseando cambiar el río por el mar.

En otra vida sería… Súper Ratón.

Si te ha resultado interesante, compártelo

  • ¿Nos sigues?

  • Recibe nuestras novedades

    Te avisaremos cuando publiquemos nuevo contenido en Artimalia.